jueves, 19 de noviembre de 2009

Murió en un fatal accidente




La noche del miércoles Quevedo vivió uno de los peores caos vehiculares que se haya vivido en los ultimos tiempos.

Las columnas de los vehículos se divisaban desde más de 3 km de distancia desde el lugar del accidente hasta el centro sur de la ciudad y casi la misma distancia hacia Buena Fe.

Es que el accidente que protagonizaron Luis Leopoldo Altamirano de aproximadamente 40 años y Rafael Euclides Acurio Montoya fue de tal magnitud que para que el tránsito fluya demoró desde las 21h00 hasta las 01h00 del jueves.






El fatal accidente se dió en el Km 2 y medio de la vía Buena Fe - Quevedo a eso de las 20h30 entre un camión, marca Hino, clor blanco de placas IAH-595 que venía desde Ibarra hacia Guayaquil cargado de fideos y galletas y era conducido por Luis Altamirano y un trailer, color azul, marca Volvo, de placas PAO-916, cargado de hierros para la industria.






El fatal accidente se dió en el Km 2 y medio de la vía Buena Fe - Quevedo a eso de las 20h30 entre un camión, marca Hino, clor blanco de placas IAH-595 que venía desde Ibarra hacia Guayaquil cargado de fideos y galletas y era conducido por Luis Altamirano y un trailer, color azul, marca Volvo, de placas PAO-916, cargado de hierros para la industria.







Al parecer al conductor del trailer se le reventó un neumático y se fue de frente al camión ya que el sitio es una recta y no hay curva dijo un policía.

Entre los fierros retorcidos sacaron a Altamarinao que todavía estaba con vida y lo levaron enseguida al hospital pero en el camino falleció ya que en el impacto quedó destrozada parte de su humanidad en el lado izquierdo.

Mientras que a pesar de haber sacado a Acurio de entre los fierros retorcidos sus piernas solo se fracturaron y quedo con vida asilado en el hospital Sagrado Corazón de Jesús.




Mientras que a pesar de haber sacado a Acurio de entre los fierros retorcidos sus piernas solo se fracturaron y quedo con vida asilado en el hospital Sagrado Corazón de Jesús.

El camión quedó dañado en la cabina mientras que el trailer quedó totalmente destrozado, curiosos que llegaron al sitio aprovecharon para llevarse la mercadería que llevaban los vehículos.

Ya en la mañana en la morgue de Quevedo, amigos del decesado comentaron que el fallecido es oriundo de Tulcán y su esposa e hijos estaban por llegar a retirar su cuerpo.

Ambos vehículos están detenidos en los patios de la revisión de tránsito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada